La cuisine de

Fredie Légèr

Ingredientes:

 

 


Más Información:

Pais de órigen:
España
Inspiración:
Té y Té
Apartado:
Bebidas
Cocina:
Tradicional
Método:
Frio

Receta


El té y los calores veraniegos


Un año más estamos con con el calor del estío sureño, aunque mitigado por los céfiros de la sierra donde habito. Asimismo apetece refrescar el cuerpo con unas bebidas muy frías. No obstante aborrezco el brebaje del imperio (Coca Cola) y sus allegados fantaneros y tonificantes. La cerveza en demasía engorda y el té te abre los poros sudoríparos aún más. Queda el Ice Tea. Fue inventado por Richard Blechynden , un inglés que querría convencer a los yanquis de las cualidades del té negro con ocasión de la Exposición Universal de Sankt Louis. El verano de aquel año 1904 era extremadamente caluroso y a la gente no hacía precisamente cola para poder beber una taza de té caliente. La solución eran unos cubitos de hielo. Mucho más tarde, en 1972, Lipton lanzó su Iced Tea en un proyecto común con la compañía Pepsi. El éxito de este caldo enlatado suscitó a otros y así no es de extrañar que Nestlé presentara junto con la Coca-Cola Company el Nestea. Estamos pues otra vez en medio de una batalla feroz liberada por dos gigantes mundiales, siendo meros espectadores o consumidores inocentes. ¿O no?

Se podría aplicar la receta de Richard Blechynden, pero hay varios inconvenientes. El agua caliente admite más cafeína y pigmentos disueltos que el agua fría. En consecuencia al enfriar se precipitan estos componentes de la solución sobresaturada, el té se pone algo turbio y muchas veces amargo. El Ice Tea comercial contiene además mucho azúcar y ácido cítrico (E 330). La combinación de estos dos ingredientes puede acelerar la caries, sobre todo en niños que aún poseen los dientes de leche. Pero hay otra solución. Gracias al consejo de la tienda Te & Te de Sevilla estoy disfrutando con un sinfín de tés fríos en los más variados aromas. He aquí la receta:

Se llena una jarra con un litro de agua a la temperatura de ambiente (en mi cocina hay entre 25º y 28º por la tarde). Se echan unos 12 gramos de hojas de té (esto, claro, es mi cantidad, cada uno está libre de poner más o menos) y se guarda en el frigorífico por unos 8 a 12 horas. Listo. Si alguien lo prefiere dulce, de puede añadir azúcar, miel o zumos de fruta que es lo más interesante. Además se prestan TODOS los tés a esta preparación: negros, rojos, verdes e incluso infusiones.

Espero que disfrutéis con un buen té refrescante acompañado por una buena música.