La cuisine de

Fredie Légèr


Más Información:

Utensilio


Ahumadores


Horno para ahumar
Horno para ahumar

Ya en tiempos remotos la gente se daba cuenta que alimentos colgadas en humo se conservaban sin problemas. Mejor aún si antes de ahumar se sala. Estos procedimientos que antaño eran de pura sobrevivencia ya que de esta manera la carne de la matanza se conservaba durante todo el año. Lo mismo vale para los pescados porque muchas especias tienen una fecha de captura limitada como por ejemplo los salmones. Hoy en día con otros métodos como la congelación ya no hace tanta falta el salado y el ahumado. Sin embargo los alimentos tratadas por estos procedimientos cambian el sabor y el olor. Y precisamente estos es lo que seduce al comensal. Existen dos tipos de ahumados: en frío y en caliente.

Aparato para la quema de serrín
Aparato para la quema de serrín

Para estos menesteres se precisa un horno de ahumado con termómetro incluido ya que hay que controlar la temperatura. Para el ahumado en frío se suele usar serrín de madera que no se quema lentamente sin llama alguna. Para el ahumado en caliente sí se usa brasa pero controlando en flujo del aire.

Pistola de ahumar en acción
Pistola de ahumar en acción

Otra cosa es el ahumado no de piezas grandes sino el ahumado rápido para dar un toque distinto como se usa en la cocina molecular o modernista. Para esto se necesita una pistola de ahumar. La comida a tratar se mete en un recipiente que se puede cerrar al cual se mete el humo mediante la pistola. Se deja un tiempo que depende de la intensidad del sabor que se quiere dar. De esta manera incluso es posible ahumar cócteles o huevos duros.

Ahumando un plato
Ahumando un plato